CLIENTES

"Empleamos el mentoring para ayudar a jóvenes en riesgo de exclusión "

Beatriz Herrera y Mª Eugenia Ruiz, Fundación Mahou San Miguel
Empresa: "Empleamos el mentoring para ayudar a jóvenes en riesgo de exclusión "

Directora y coordinadora de proyectos, de la Fundación Mahou San Miguel

“Creamos oportunidades en hostelería” es una iniciativa de la Fundación Mahou San Miguel de formación para el empleo en el sector hostelero orientada a brindar una oportunidad laboral a jóvenes en riesgo de exclusión social. En esta su tercera edición han contado con la colaboración de Escuela Europea de Coaching (EEC) para ayudar a que los empleados de Mahou San Miguel ejerciesen como mentores de estos jóvenes. 

La Fundación Mahou San Miguel tiene como uno de sus objetivos facilitar la inserción socio-laboral a personas con dificultades. ¿Qué tipo de acciones realizan y a qué tipo de profesionales se dirigen con ellas?

Beatriz Herrera (B.H.): Trabajamos en proyectos que contribuyen al desarrollo, la integración y el bienestar de las personas. Como entidad comprometida con nuestro entorno, tenemos la capacidad de transformar la realidad de manera activa y sostenible. Para ello, desarrollamos programas específicos tanto en el ámbito de la formación y el empleo como de la acción social. Queremos ser la Fundación de las oportunidades, por lo que nuestras  acciones están especialmente dirigidas a colectivos en desventaja social, centrándonos sobre todo en los jóvenes. Sin duda, el desempleo juvenil es un gran reto al que nos enfrentamos. Además, colaboramos con otras entidades para lograr nuestros objetivos. 

Un ejemplo de ello es el reconocido programa “Creamos Oportunidades en Hostelería”. ¿En qué consiste?

B.H.: Se trata de una iniciativa de formación para el empleo en el sector hostelero orientada a brindar una oportunidad laboral a jóvenes en riesgo de exclusión social. Para ello, a través de la combinación de la teoría con la práctica, y gracias a la implicación de las mejores escuelas de hostelería, los alumnos que participan en ella reciben formación cualificada en servicios de restauración, con la intención de obtener una titulación oficial. Además, de forma simultánea, amplían sus conocimientos gracias a mesterclasses técnicas y a prácticas laborales en reconocidos establecimientos hosteleros, todos ellos clientes de Mahou San Miguel. El programa ha tenido una acogida inmejorable, que se ha visto refrendada por unos muy buenos resultados: alrededor del 80% de los 330 jóvenes que han participado a lo largo de sus tres ediciones ya han encontrado un empleo en este sector.

María Eugenia Ruiz (M.E.R.): Efectivamente, una parte importante de este éxito es el seguimiento cercano que la Fundación hace del progreso de cada joven. En este sentido, como novedad, varios alumnos han contado durante este curso con un mentor profesional de nuestra compañía, que les ha acompañado desde el comienzo de su formación en la escuela hasta su graduación y finalización de las prácticas.

B.H.: Por otro lado, y con la intención de que “Creamos Oportunidades en Hostelería” se consolide en el tiempo, destaca el hecho de que el programa se haya ampliado durante esta edición a la modalidad de Formación Profesional Dual gracias a un acuerdo de colaboración con la Comunidad de Madrid. Asimismo, hemos querido dar un paso más y, además de continuar en Madrid, Burgos y Bilbao, lo hemos llevado a Barcelona y Granada, ampliando así el número de beneficiarios.

Escogieron utilizar el mentoring para estimular el desarrollo de los alumnos, pero también de los empleados de Mahou San Miguel que ejercen de mentores.

¿Qué les atrajo de esta disciplina?

M.E.R.: El mentoring ha resultado ser un complemento perfecto para los alumnos de “Creamos Oportunidades en Hostelería” ya que los jóvenes han contado con profesionales con experiencia que les han acompañado a lo largo de todo el curso. Los mentores se han implicado ofreciendo su apoyo a los jóvenes que son mentorizados logrando convertirse en un referente para los chicos, motivándoles y ayudándoles a reforzar su autonomía y vocación. En Mahou San Miguel contamos con un equipo multidisciplinar, con un enorme talento y que ha vivido, a lo largo de su carrera, experiencias muy enriquecedoras que les han reportado un aprendizaje a todos los niveles, algo que transmiten a los alumnos y que, además, les ayuda en su propia carrera profesional al permitirles desarrollar habilidades como el liderazgo o el desarrollo de personas.

En el programa los mentores son empleados de Mahou San Miguel que dedican parte de su tiempo a esta iniciativa.¿Cómo se ha escogido a estos mentores?

M.E.R.: Partimos de una convocatoria general a todas aquellas personas que habían manifestado su interés por ser voluntario, por participar en algún proyecto de carácter social o, incluso, aquellos que ya habían formado parte de este tipo de iniciativas. Tuvimos en cuenta también a todos aquellos que ya tenían formación previa en mentoring, con el objetivo de enriquecer el grupo y fomentar una comunidad de aprendizaje.

B.H.: La respuesta inicial de los profesionales fue buenísima. Constatar que podíamos contar con tantos potenciales voluntarios y voluntarias nos animó muchísimo. De hecho, algunos de ellos no han podido participar en esta primera edición debido a que había más mentores de los que necesitábamos, pero lo harán a partir de la próxima edición. 

Han trabajado de la mano de Escuela Europea de Coaching en este programa. ¿Por qué han elegido a este partner?

M.E.R.: Escuela Europea de Coaching ha sido un estupendo compañero de viaje en este proyecto. No solo por la experiencia previa en mentoring que atesora, sino porque entendieron a la perfección la filosofía y los valores en los que se fundamenta la Fundación Mahou San Miguel desde su origen.

B.H.: En este proyecto de mentoring es necesario tener en cuenta que los jóvenes provienen en su mayoría de situaciones o entornos personales complicados y un proceso como este debe adaptarse siempre con especial sensibilidad a las circunstancias del colectivo con el que se va a trabajar. En esto, sin duda, Escuela Europea de Coaching ha realizado un excelente trabajo.

¿Cómo se ha formado a sus profesionales para poder desempeñar esta función?

M.E.R.: Aunque algunos de los mentores ya tenían conocimientos previos y nociones básicas de mentoring, todos han recibido una formación global, que ha transitado desde los principios más básicos hasta sesiones en mayor profundidad con coaches expertos. Esta formación fue impartida previamente a que se eligieran las parejas de mentor y jóven que recibe mentoring y se ha ido reforzando y ampliando a lo largo de todo el proceso.

¿Y cómo lo han vivido? ¿Qué feedback han ofrecido sobre la experiencia?

B.H.: Ha sido muy bueno. Muchos nos han transmitido su agradecimiento por la posibilidad de participar en un proyecto como este. Sin duda, lo han visto como un reto que les ha dejado huella. 

M.E.R.: La mayoría de ellos dice que cuando se ofrecieron voluntarios pensaban que su papel era más el de “dar” u “ofrecer” algo a otra persona con menos experiencia que ellos. En cambio, ahora que el proceso ha finalizado todos coinciden en que los jóvenes les han aportado mucho y han adquirido una nueva perspectiva a la hora de ver y afrontar determinadas situaciones.

¿Cómo ha mejorado su rol como desarrolladores de personas?

M.E.R.: Como desarrolladores de personas, el mentoring favorece el entendimiento de otras realidades diferentes a la propia de cada uno. Cuando llevamos esta realidad a determinados ámbitos, como el profesional, puede ser muy enriquecedora. 

¿Qué balance hacen del programa y de su colaboración con EEC en el mismo?

B.H.:Estamos muy satisfechos con los resultados que hemos alcanzado. En la Fundación Mahou San Miguel nos hemos marcado el objetivo de que “Creamos Oportunidades en Hostelería” llegue a 1.300 jóvenes en riesgo de exclusión en el año 2020, una meta que solo lograremos a través de mejoras como esta. Para ello, la implicación de partners como la Escuela Europea de Coaching es imprescindible, pues compartimos con ellos tanto el rigor como el compromiso como la ilusión por ofrecer nuevas oportunidades a nuestros jóvenes. 

Comparte en: