NOTICIAS

Lecciones de cine de Mejor imposible y cómo controlar la necesidad de control

“Que levante la mano quien no controla”, con esta pregunta Laura Raya, coach y ponente del coloquio, iniciaba una sesión que tuvo como punto de partida la película Mejor imposible (de James L. Brooks y protagonizada por Jack Nicholson). Cinta con la que propuso ahondar en el control, que "no deja de ser un mecanismo de defensa que generamos para hacer frente a las situaciones", según la ponente, y que en alguna ocasión, nos ha controlado y nos ha sometido a todos. 

Para descubrir las diferentes facetas ocultas que puede tener el control, Laura Raya analizó varias escenas de la película, no sin antes compartir una valiosa lección: el control es una fuerza a la que se puede hacer frente: "lo importante es tomar consciencia de ello y elegir en qué momento queremos hacer uso de él o no".

1. El personaje que interpreta Greg Kinnear (Simon) va a casa del personaje de Nicholson (Melvin) para saber por qué ha tirado a su perro por el incinerador de las basuras del edificio. En esta escena se ve reflejado el ataque de ira que tiene Melvin cuando Simon le saca de su zona de confort, una expresión de su control. Laura Raya invitó ver otras formas de control en el otro personaje, el de Simon, quien también se está controlando a sí mismo al no expresar de una forma asertiva su rabia. "¿Son quizás la sumisión, el sometimiento y el victimismo otras formas de ejercer el control? Lo son, pues, en definitiva son una forma de evitar la confrontación",  preguntó la ponente en el coloquio.

2. Melvin va con el perro de su vecino a un restaurante donde siempre le atendeo por la camarera, Carol (Helen Hunt), y logra suavizar algunas de sus estrictas rutinas: habla de forma más distendida, pasea relajado, etc. Laura Raya destacó que una de las curas para el control esla confianza. "La confianza, la lealtad, la aceptación, el no juicio que representa el perro, logran que el protagonista empiece a fluir en mayor medida", aseguró.

3. En otras escenas, los diferentes personajes salen de su zona de confort mostrando, con emocionalidad y vulnerabilidad, su dolor. Y, una vez más, Laura Raya explicó cómo "gracias a la vulnerabilidad los personajes logran conectar". Además, la ponente reveló cómo la figura de Carol, en su expresión vehemente de emocionalidad y sufrimiento ante su madre, deja constancia de todo lo que ha reprimido hasta entonces. Es una forma más de controlar, al ejercer un control excesivo sobre sus emociones. "¿Qué hay detrás de ese control? Una vez más el miedo, el no querer ver su sentimiento de verdad", dijo Laura Raya.

4. Los tres personajes emprenden un viaje en el que hablan, por fin, de la herida que hay detrás del control de cada uno, de las creencias que se incorporan a raíz de acontecimientos traumáticos y que constituyen el acicate del desarrollo de mecanismos defensivos como el control. 

"El contexto de aprendizaje y ocio posibilita un trabajo profundo sobre las distinciones de coaching", aseguran los responables de EEC Alumni, organizadores de evento que tuvo lugar el 21 de enero en Madrid y pudo segurise vía streaming en todo el mundo. 

Comparte en: