BLOG

Distinción: entender un poco no es igual a entender poco

  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!  Por Juan Luis Ayuso.  Director de Alumni y Desarrollo Corporativo.  Coach PCC por ICF. Me gusta comer y beber bien, buenas viandas y buen vino. Me precio de œentender un poco de caldos , tengo mis preferidos, aunque me gusta probar novedades de vez en cuando. Hace unos días  Silvia García, alumna de Certificación de Coaching Ejecutivo de EEC, excelente enóloga, tuvo a bien enseñarnos a compañeros y profesores a degustar vino a través de una cata perfectamente dirigida. Comenzamos oliendo a ciegas 12 esencias que íbamos a encontrarnos después en el líquido elemento y adiviné ¦ ninguna. Esto  ha hecho que mi juicio sobre mi conocimiento de vinos cambie a   œentiendo poco de caldos . Al menos, sí fui capaz de apreciar posteriormente  en la bebida algunos de los olores que anteriormente identifiqué.             En coaching hablamos de distinciones en el lenguaje. Son conceptos que ayudamos a nuestros clientes   a adquirir, facilitando aprendizajes que amplíen su mirada y que aumenten no sólo su conocimiento, sino su capacidad de acción. Sólo somos capaces de observar aquello que podemos distinguir y distinguimos cuando lo conocemos y experimentamos, ya que así tenemos la posibilidad de aplicarlo a nuestro día a día.   Gracias  Silvia  por ayudarme a ser consciente de mis puntos ciegos , de enriquecer mi mirada, mi olor, mi gusto, mi mente (a través de la atenta escucha de tus expertas, amenas y poéticas palabras), de ampliar mis distinciones sobre este mundo que tanto me gusta. A partir de ahora, disfrutaré aún más del vino porque lo conozco mejor. ¿Te diviertes cuando aprendes? ¿En qué ámbito quieres tener distinciones nuevas o ampliar las que ya tienes? ¿Para qué te van a servir? ¿De quién o cómo vas aprenderlas? ¿Con quién vas a compartir las distinciones que puedes aportar?   ¡Déjate sorprender y disfruta!
Comparte en:
Comentarios
Envia una respuesta

Los campos en rojo son obligatorios

¡Añade un comentario!

Los campos en rojo son obligatorios