BLOG

Cómo escucharnos con el corazón abierto en nuestra casa cerrada

Luis Carchak
Executive Coach MCC por ICF
Director del Programa de Coaching de Equipos
  • ¿Estar encerrados en casa me acerca o me aleja de mi familia?
  • ¿La cuarentena obligada en nuestra casa nos acerca o nos aleja de nuestra humanidad?

Somos parte de una cultura que, en cierto modo, nos moldea y determina. Al observarla ante algo imprevisto que nos sucede, podemos preguntarnos si hay algo que esté en nuestras manos hacer para cambiarla.

Me pregunto, estos días, por quitar toda barrera personal que nos aleja de los demás. Mi hipótesis es que esa barrera no es física.

Coaching, desde dónde les hablo

Me dedico al coaching, una profesión que consiste en escuchar profundamente. Desde hace años exploro y enseño sobre el silencio como forma de encuentro con el otro. Sobre las bondades de la escucha y sobre el silencio al servicio del otro, os quiero compartir algunas reflexiones que nos puedan ayudar a encontrar nuevas respuestas

¿Qué es escuchar? ¿Qué es coaching?

Dice el libro de TAO: "Sólo lo que está vacío se puede llenar". Y nos da ejemplos: la rueda, la vasija y la casa solo valen por el vacío de su interior que puede ser llenado. 

El ser se nutre y funciona en el no ser. El buen silencio precede al habla. La escucha precede al habla. Escuchar es para mí dejarse transformar por la palabra del otro. El que es bien escuchado, solo por eso también se transforma, se reconoce y valora.

La escucha, la habilidad de coaching para superar esa crisis en casa

Sólo hablamos a una escucha. La escucha es voluntaria y orientada. No existe la escucha a secas, tenemos una escucha para. Es el para, el que dirige y organiza la escucha. 

Puedo escuchar solo para tener razón, para contradecir, para hacer daño. Puedo escuchar para entender, para conciliar, para aprender, para compartir. 

Escuchar no es un acto pasivo, es dar la bienvenida al otro. Escuchar es prestar el 100 % de atención. Es una invitación. El otro libera su decir. El que escucha genera una caja de resonancia un espacio de posibilidad para el otro.

El filósofo coreano, residente en Alemania, Byung- Chul Han, cita en su libro 'La expulsión de lo distinto' unas maravillosas frases de Elías Canetti describiendo a un buen escuchador: 

-- "Sobrecoge experimentar cuántas cosas puede uno decir sobre sí mismo. [...] El silencio es hospitalario". 

-- "El silencio sólo era interrumpido por unos pequeños pero imperceptibles gemidos que atestiguaban que a uno no solo lo escuchaban, sino que lo acogían, como si cada frase que se pronunciaba entrara en una casa y se acomodara ceremoniosamente. [...]Con pequeños gestos respiratorios sin emitir ningún juicio". [...]

-- "El oyente se vacía.  El oyente se pone a merced del otro. [...] Es que el ego no es capaz de escuchar. [...] Hay unas ansias del otro. [...] Cuando ya no logro que el otro hable, ha comenzado la muerte. Pero no mi muerte, la muerte del otro. Deja que el otro hable, tus palabras le quitan al otro su figura. Tu entusiasmo difumina sus fronteras. Cuando tú hablas, ellos ya no se conocen a sí mismos, sino que son tú". 

Un antiguo proverbio oriental dice así: "Si sé quién soy, soy tú". Lograr que el que escucha no reaccione a nada de lo que diga su interlocutor. Reaccionar al otro rompe la conexión, es extrañarse alejarse. Sin conexión no hay relación y sin relación no hay confianza.

Desde mi escucha, en caso de que pregunte algo, mi pregunta no es una reacción a mi interlocutor, danza con él. Yo veo surgir la pregunta que se hace mi interlocutor a si mismo, sabiéndose escuchado por mí, como esos instrumentos musicales que parecen emerger de un mar de silencio, honrándolo, casi como un suspiro... estoy recordando la trompeta de Louis Armstrong en el inicio de 'Summertime'.

La escucha, la habilidad de coaching para superar esa crisis en casa

La escucha en coahcing: el corazón abierto 

Canetti (*) distingue dos tipos de espíritus: “Los que se instalan en las heridas y los que se instalan en sus casas. La herida es la apertura por la que entra el otro. Es también el oído que se mantiene abierto para el otro. Quien solo se instala dentro de sí mismo, quien se encierra en casa, no es capaz de escuchar. La casa protege al ego de la irrupción del otro. La herida rompe la intimidad casera y narcisista abriéndola. Pasa a ser una puerta abierta para el otro".

Me pregunto cómo podemos hacer para que la cuarentena obligada en casa no nos cierre la herida por el sufrimiento del otro.

Las redes sociales y la escucha Byung- Chul Han nos dice:

-- “En la comunicación analógica tenemos por lo general un destinatario concreto un interlocutor personal. En la comunicación digital por el contrario, se propicia una comunicación despersonalizada que no precisa de interlocutor, ni mirada, ni voz".

-- "De la red obtengo información sin dirigirme a ningún interlocutor personal. Para obtener información o productos no tengo que desplazarme al espacio público, hago que todo eso venga a mí. La comunicación digital me interconecta y al mismo tiempo me aísla. Destruye la distancia, pero la falta de distancia no genera cercanía personal. Sin la presencia del otro la comunicación degenera en un intercambio acelerado de información, pero no entabla ninguna relación. No hay un vecino. Sin vecindad no creamos comunidad, porque comunidad es un conjunto de oyentes".

-- "Facebook solo sirve para que el remitente se promocione: En la comunidad del “me gusta” uno se encuentra a sí mismo y a quienes son como él".

Comunicación es información más relación y la relación es, en mi experiencia, el aspecto fundamental. Me parece crucial que el que va a escuchar entienda esto.

Suelo expresarlo de manera un poco brutal para no dejar dudas:

La escucha, la habilidad de coaching para superar esa crisis en casa

No me interesa escuchar lo que vas a decirme hasta no saber si yo soy importante para ti.

Primero va la conexión y la relación, luego abriré mis oídos a la información Es la comunicación, desde la generación de relación las que nos permite construir una comunidad, una democracia. Desde esta perspectiva la democracia no es solo una forma de gobierno sino una forma de vivir en comunidad Tenemos innumerables redes pero pertenecemos a una comunidad de valores y vínculos.

"La escucha tiene una dimensión política: La escucha es lo único que enlaza e intermedia entre los hombres para que configuren una comunidad. La estrategia de dominio consiste hoy en privatizar el miedo y el sufrimiento, impidiendo su socialización, su politización. Politización significa aquí la transposición de lo privado a lo público".  Byung- Chul Han

Lo que vemos es que la esfera pública se desintegra en esferas privadas. Internet no se manifestaba hasta ahora como un espacio de la acción común y comunicativa, vemos ahora algunos intentos que merecen ser valorados y mejorados por todos nosotros. Veo en la experiencia que vamos construyendo en esta cuarentena nuevos aprendizajes de compasión, brotes verdes de comunidad en la red. 

La escucha le devuelve a los otros lo suyo. Genera el espacio para que el otro brille y se ilumine. Se trata de redescubrir el tiempo del otro.

Byung- Chul Han plantea: "La actual crisis temporal no es producto de la aceleración, sino la totalización del tiempo del yo. Nuestra cultura neoliberal del tiempo elimina el tiempo del otro porque lo considera un tiempo improductivo. A diferencia del tiempo del yo, que nos aísla y nos individualiza, el tiempo del otro crea una comunidad. Por eso es un tiempo bueno".

Aprendo de la filosofía oriental que el buen caminante no deja huellas. Aprendo que el sabio, como el espejo, refleja lo que hay sin apropiarse de lo que hay. 

En mi experiencia, las mejores reflexiones de mis interlocutores han surgido de sabrosos y largos silencios compartidos. De esos silencios, emerge una pregunta que él o ella se formulan y se responden a sí mismos en el reflejo de mi espejo vacío, acompañándolos sin dejar huellas.

Venimos del paradigma de estar todo el tiempo empujando para asegurar que las cosas pasen. El silencio trabaja como una bomba de succión, es otro paradigma. Es pull no push. El silencio succiona, atrae al otro en vez de presionarlo. "Lo que eres habla alto a mis oídos que no me deja escuchar lo que dices"

Desde el silencio compartido escucho por igual a las palabras de mi interlocutor como a la música de sus palabras. No por casualidad en una partitura de música tenemos signos para escribir las notas y los silencios. La música es un lugar de encuentro. La música habla directamente a las emociones. La música nos permite estar en conexión con el palpitar de la vida. 

La escucha, la habilidad de coaching para superar esa crisis en casa. Luis Carchak

Cómo escuchar en casa estos días

Quiero recomendar aquí un ejercicio previo a cualquier conversación profunda que vayas a sostener estos días en casa. 

Elige un tema musical que te conecte con tu sensibilidad y disfrútalo con todos tus sentidos, sobre todo deja que resuenen en tu cuerpo las notas y los silencios. Solo eso. Tres minutos serán suficientes para suspender el ruido de tus conversaciones y vaciarte de ellas. 

Solamente lo que está vacío se puede llenar. Lo que nos aleja y aisla no es estar encerrados en nuestras casas, sino el no abrir un espacio interior de escucha para el otro.

  • ¿Nos está pasando en esta experiencia de vivir en casa, que justo en el ojo del huracán, hay nuevas posibilidades?
  • El encierro en casa, ¿nos podría permitir sostener abierta la herida por donde el otro podría entrar en nuestras vidas?
  • ¿En vez de dejarnos inundar de datos, podríamos ganar conciencia compartida y genuinas formas de articular comunidad?
  • ¿Estamos viviendo experiencias que nos podrían permitir superar la falsa solidaridad del me gusta?

Te invito a ponerte en marcha con algunas tareas para el hogar

Te invito a ponerte en marcha con algunas tareas para el hogar: Escucha, escucha y escucha.

Escucha generosamente a otros y reflexiona sobre lo que tú y el otro habéis aprendido con esas experiencias, para hacerlo cada día mejor.

Aprecia que cuando hay un auténtico diálogo de dos siempre hay un tercero que escucha, y ese tercero es el silencio.

Te invito a que experimentes la profunda gratitud con la vida que a veces yo tengo cuando, mirando a los ojos a mi interlocutor, veo que se siente generosamente escuchado danzando en mi silencio.

He aprendido en mi vida que escuchar al otro no cura, pero escuchándonos generosamente nos sanamos los unos a los otros.

(*) E. Canetti. “La provincia del hombre. Madrid. Taurus. 1986

Comparte en:
Comentarios
Laia Febrer - 02-04-2020 20:39 Responder
Primero de todo, gracias a la EEC por ofrecernos este ciclo de píldoras tan interesantes.\r\n\r\nHola Luis, tu disertación de esta tarde me ha aportado claridad de mente y eso es impagable.\r\nMe quedo con la reflexión: Si se quién soy, soy tu. Si no se quién soy, estoy reaccionando a ti.\r\n\r\nLo que yo me llevo es que, si sé quién soy, puedo escuchar desde la empatía y el egoless, teniendo siempre presente mi autoestima desde la compasión por mi, y entonces la decisión de reaccionar al otro puede ser mía, yo tengo la capacidad de elegir, desde la imperturbabilidad de mi ser.\r\n\r\nEn definitiva, me ha encantado!\r\nUn abrazo,\r\nLaia \r\n
Envia una respuesta

Los campos en rojo son obligatorios

¡Añade un comentario!

Los campos en rojo son obligatorios