Escuela Europea de Coaching
 
Prensa

"Para que nuestros hijos adquieran habilidades de mindfulness debemos practicarlas primero. Tenemos que ser el modelo"

Ainhoa González, experta en Mindfulness para niños, ofrecerá un taller el 20 de marzo en EEC Alumni en Madrid.

05/03/2018

En niños, mejora la concentración, las habilidades sociales, la empatía, la creatividad y reduce los comportamientos reactivos y la ansiedad de los exámenes. Los estudios realizados sobre mindfulness en niños revelan que es una herramienta muy útil para el desarrollo socio-emocional, lo que explica, también que se está popularizando tanto en el entorno educativo y el familiar.

Que los niños incorporen esta habilidad introspectiva, pasa por que "padres y educadores la practiquemos primero", explica la experta en Mindfulness y Executive coach por EEC, Ainhoa González, quien el próximo 20 de marzo ofrece un taller como miembro de la plataforma GICAF (Grupo de Investigación de Coaching para Adolescentes y Familia) de EEC Alumni. 

1. ¿Qué es mindfulness?
Mindfulness es una forma de vida, de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno, experimentando de forma clara las vivencias sin carga emocional y sin el filtro de nuestras percepciones y pensamientos.

Es una habilidad introspectiva, un estado que se puede conseguir mediante la práctica continuada de determinados ejercicios de atención, que van desde el desarrollo de la habilidad de prestar atención a un objeto o evento concreto, la intención de mantener esa atención de forma continuada cuando aparecen elementos distractores y la capacidad de responder de forma voluntaria a las distracciones del entorno.

2. El Mindfulness para niños, ¿para qué sirve? ¿cuáles son los beneficios?
El objetivo de enseñar Mindfulness (o atención plena en español) a los niños es sobre todo mostrarles que tienen recursos dentro de sí mismos para gestionar cualquier situación difícil. Aprenden lo que es la atención y la concentración, que son parcelas un poco olvidadas en la enseñanza académica actual, de forma que puedan estar abiertos tanto a lo que les sucede a ellos como a su entorno de una forma abierta, sin juzgar.

La práctica de Mindfulness ayuda a los niños a desarrollar habilidades reflexivas que son básicas para tener una vida feliz, que les ayudan a conectar consigo mismos y con los demás, a identificar percepciones, sentimientos, emociones y pensamientos tanto propios como de los demás y a tener una visión de interconexión que les hace sentirse menos aislados - lo que es muy importante sobre todo en etapas adolescentes.

3. ¿Lo pueden practicar niños de todas las edades?
Cualquier edad es buena para comenzar a practicar Mindfulness. Yo imparto programas adaptados por edad para grupos entre los 6 y los 18 años. Es interesante que los grupos de práctica sean homogéneos, ya que en las clases se aprende a inter-conectar con otros, algo muy necesario en la sociedad actual.

"La atención a la propia respiración ayuda a los niños a calmarse cuando están muy excitados o cuando están tristes"

4. ¿En qué contexto? ¿En casa, en aula?
Cualquier contexto es bueno para iniciar a los niños en la práctica de Mindfulness, pero siempre es aconsejable que los padres o educadores tengan una formación mínima que les acompañe en el proceso. 

En casa se pueden hacer muchos ejercicios de Mindfulness que ayudan a los niños a aprender a autorregularse sin necesidad de saber que están haciendo Mindfulness. Por ejemplo, la atención a la propia respiración ayuda a los niños a calmarse cuando están muy excitados o cuando están tristes. 

En colegios de todo el mundo se están implantando programas de Mindfulness. Los profesores que integran las habilidades de mindfulness reducen su estrés y mejoran las estrategias para la gestión del aula. Con alumnos, se reducen los comportamientos disruptivos y se facilita un entorno de respeto y aprendizaje.  

5. ¿Los niños lo entienden? ¿Es fácil lograr que participen?
Cada persona tiene su momento de aprendizaje, pero en general los niños y adolescentes disfrutan mucho con las dinámicas de Mindfulness. En las formaciones se alternan tanto prácticas formales como cuentos e intercambios de experiencias. Los niños están deseando que les cuenten cuentos y poder compartir sus experiencias con otras personas que les escuchan.

Independientemente de si los alumnos siguen practicando después del curso, la práctica de Mindfulness es un activo que han adquirido y al que saben que podrán recurrir en cualquier momento de su vida.

"Para que los niños tengan un modelo tenemos que ser el modelo, somos espejos en los que ellos se reflejan"

6. Para padres, madres o coaches que tras leer esto se interesen por el tema, ¿qué primeros pasos pueden dar?
Existen muchas posibilidades para practicar Mindfulness, desde aplicaciones que se pueden instalar en cualquier dispositivo móvil hasta MBIs (Mindfulness based interventions) que son los programas de Mindfulness de primera, segunda y tercera generación, adaptados a distintos colectivos. También existen grupos de práctica habitual.

Lo ideal es que los padres y educadores que queramos que nuestros hijos adquieran esta habilidad introspectiva la practiquemos primero. Para que los niños tengan un modelo tenemos que ser el modelo, ya que somos espejos en los que ellos se reflejan.

"Las prácticas de Mindfulness facilitan habilidades para padres, como la escucha activa y aceptar a los hijos como seres íntegros e independientes de nosotros".

7. El taller programado en el espacio GICAF es principalmente para madres que también son coaches, ¿qué les aportará?
Creo que es una herramienta muy útil tanto para la faceta de padres como para la de coaches. Como padres, la crianza constituye un desafío en el que muchas veces desarollamos patrones rígidos de comportamiento. Estos automatismos los perciben los niños como si estuviéramos ausentes, ya que desconectamos de lo que de verdad el niño necesita en cada momento.
 
Las prácticas de Mindfulness facilitan habilidades fundamentales para los padres, como la escucha activa y la capacidad de aceptar a los hijos como seres íntegros e independientes de nosotros.
 
Como coaches, creo que la habilidad derivada de la práctica de la atención plena que más ligada está a las aptitudes que tiene que desarrollar un coach es la capacidad para no juzgar que surge de manera natural como consecuencia de vivir cada experiencia como lo que es.

 

 

Coaching en Empresas

Formación en coaching

Especialización en coaching

Sobre EEC

Live chat