Escuela Europea de Coaching
 
Prensa

“Más allá de las palabras, el cuerpo revela cómo nos sentimos a cada minuto”

La comunicación no verbal está presente cada minuto de nuestra vida, en nuestra forma de caminar, de sentarnos o de rascarnos. El cuerpo va revelando cómo nos sentimos con un guiño, un giro de cabeza o al rascarnos la oreja... 

31/05/2017

Saber interpretar estos mensajes no verbales que el cuerpo lanza de forma constante es extremadamente útil a la hora de vender, de contratar, de negociar, es decir, de realizar cualquier gestión dentro de una conversación para ver en el momento, o incluso anticiparse, las necesidades del interlocutor.

La comunicación no verbal permite a vendedores y comerciales, por ejemplo, conocer el desarrollo de sus gestiones en función del interés, las dudas o las objeciones de sus clientes; a los negociadores les permite tener un rango de observación sobre el estado anímico y motivacional de la otra parte, y a los profesionales de selección de personal les facilita, por su parte, para observar incongruencias u ocultamientos de información en sus candidatos. 

Para estos y colectivos como coaches, consultores y profesores, la EEC pone en marcha el programa Más allá del lenguaje, un entrenamiento en la lectura de los gestos cuya finalidad, dice el formador Patxi Rocha del Cura, no es la manipulación de la comunicación sino la eficacia. "Proponemos detectar incongruencias entre lo verbal y lo no verbal, es decir, si lo que dice y lo que muestra el cuerpo está alienado. Nuestro objetivo es identificar esta coherencia para reenfocar la conversación hacia relaciones más transparentes y diáfanas".

La formación, que arranca en junio en EEC en Barcelona, tiene como punto de partida la Sinergología, una disciplina validada científicamente. "Para determinar la actitud o estado emocional del interlocutor no nos basamos en un solo indicio, utilizamos el método Assat (asociación de actitudes), según el cual, al menos ocho  datos de la comunicación no verbal de la persona observada deben apuntar en un mismo sentido para ser concluyente". 

Desde ese punto de partida, los participantes aprenderán a detectar emociones, formas de ser introvertidas o extrovertidas e incongruencias en sus interlocutores a partir de cómo se sienten en una silla, de cómo caminen o de cómo se rasquen. “Los micropicores, pequeños e inconscientes rascamientos”, puntualiza el formador, “señalan mensajes subrepticios disensiones entre lo dicho y lo expresado en función de en qué parte del cuerpo se den”. 

 

Coaching en Empresas

Formación en coaching

Especialización en coaching

Sobre EEC

Live chat